Extracto traducido del articulo publicado en  RETAIL WIRE (Ver artículo completo aquí)

A través de un acuerdo especial, lo que sigue es un extracto de un artículo de WayfinD, una publicación trimestral dedicada al futuro de la cultura de consumo de los expertos minoristas y de servicios alimenticios de WD Partners.

Un estudio reciente a través de encuestas  publicado en el Journal of Consumer Marketing concluyó que los Millennials (nacidos entre 1980 y 2000), son “menos propensos a comprar en línea en comparación con sus homólogos más antiguos”.

Mensaje importante : los compradores de la Generación -X (nacidos entre 1965 y 1980) y Boomer (1946 -1964) pueden comprar más en  línea , pero los jóvenes (AKA Millennials) realmente utilizan las tecnologías interactivas más para “utilitarismo / recopilación de información y/o entretenimiento”.

Estos hallazgos sugieren la supervivencia de la tienda en lugar de su muerte tan profetizada, pero también revelan un cambio cultural y generacional distinto: los jóvenes recurren a la tecnología no sólo por razones prácticas, sino para satisfacer las necesidades emocionales.

La tecnología no es simplemente algo que ayuda a los jóvenes a hacer algo, es decir, hacer una compra rápida y eficientemente. La tecnología y los medios interactivos juegan un papel importante en la formación de la identidad y el estilo de vida. Las compras en línea no hacen esto por la gente, es sólo comodidad.

Sin embargo, un creciente número de investigaciones indica que las tiendas que no desempeñan un papel influyente dentro de los canales digitales, donde los jóvenes pre-compran, socializan y participan en las comunidades virtuales en primer lugar, no conseguirán vender. Los jóvenes quieren algo más  que solo consumir; Quieren co-crear, participar en la emergente economía compartida. Con el surgimiento de los fabricantes y movimientos de locavore, (consumo local), e incluso aparentemente nichos de tendencias como el resurgimiento de la elaboración artesanal y artesanal, es hora de que los entornos de venta al por menor se basen en el consumo activo.

……………………………………………………………………………………………………………….

El minorista activo ofrece a los consumidores una voz dentro de la tienda física, no sólo en línea. Aunque siempre ha sido un lugar de reunión y de expresión, la tienda todavía tiene que competir con el formato de comercio digital basado en datos, donde innumerables reseñas y calificaciones de los consumidores son comunes. Nordstrom ya etiqueta artículos populares en Pinterest dentro de la tienda. Es hora de que los minoristas creen eventos que den a los consumidores una forma de tener influencia ante tantas opciones y  tendencias de la moda que los compradores corporativos tienen hoy.

El comercio minorista activo responde a lo que está en el centro de la fuerza revolucionaria dentro de todo el comercio: el empoderamiento del consumidor, no su pasividad continua.