Desde la fundación de la compañía en 1993, Ghost ha tenido un sólo objetivo: Construir bicicletas que establezcan nuevos estándares una y otra vez. Ghost crea bicicletas que superan con creces la demanda más exigente: un acabado perfecto hasta el más mínimo detalle, equipadas con la tecnología más innovadora, robustas y de inigualable relación calidad precio. La calidad y la seguridad son su primera prioridad.

 

Desde los inicios Ghost ha vivido su filosofía sin compromiso. Su motivación inicial, la de ser siempre líderes, no ha cambiado. Un equipo global, rebosante de energía, hace posible que Ghost sea lo que es. Todos y cada uno de los miembros del personal de Ghost son profesionales en su campo y contribuyen con el mismo entusiasmo, creatividad y motivación que lleva a Ghost a avanzar constatemente en la innovación que constituyen sus bicicletas de alta tecnología.